Sobre el amor en tiempos de Candy

por Adriana Torres y Tammara Saijonji

 

INDICE

Introducción

Conflicto de los finales

La historia de Candy

Cronología

Episodios de TV

 

 

Introducción:

 

Confesemos chicas (y algunos chicos que conozco muy bien) todas las que hemos visto Candy nos jodimos la vida en una.

Y es que después, al crecer tuvimos una serie de problemas al constatar que los chicos que nos gustaban no usaban el cabello largo ni tocaban la armónica.

Sí pues, a muchas de nosotras se nos caían los calzones cuando veíamos e imaginábamos a Terry (las mas grandecitas fácil fantaseaban con el...y no las culpo) y las mas chibolas lloraron cuando murió Anthony (personalmente nunca me gustó...le faltaba malicia...) y tenia una tía que suspiraba por Albert (es mas se casó con un pata que era igualito... pero esa es otra historia)

Así están las cosas en el tema Candy...

Nos jodimos ...

Desde los 8 (las mas jóvenes) hasta los 18 (si pues mi tía) TODAS  hemos visto u oído acerca de Candy.

Conozco casos de chicos que les pasó otro tanto hasta ahora conozco uno (no, Gerardo. No voy a decir que eres tú) que espera a su Candy que trepa árboles con vocación de enfermera y etc.

No nos hagamos las estrechas chicas.

No podemos borrar el pasado de un plumazo... la han repetido tantas veces que en nuestros peores momentos hemos convencido a nuestras hermanitas menores, primitas ahijadas y demás de que pongan la tele para seguir esparciendo el virus y recordar una vez mas a estos personajes, que mas de una creía reales cual si fuera telenovela mexicana.

Es mas...creo que Candy nos acostumbró a muchas de mi generación a ver novelas...

Candy Candy es un Manga Shoujo clásico que pertenece al genero de comedia dramática, fue escrito por Kyoku Mizuki y dibujado por Yumiko Igarashi en 1974. Las series se publicaron semanalmente por la editorial Kodansha desde 1975 hasta 1982. El manga consta de nueve volúmenes y la serie de anime de 115 episodios que fueron difundidos del 1 de octubre de 1976 al 2 de febrero de 1979 en Japón y los cuales han sido transmitidos en varios países.

Bueno chicas, eso es lo que pasó con Candy.

Como dato al margen les diré que en Italia la cosa gustó tanto que se hicieron dos películas una en la que Candy se vuelve a encontrar con Terry en la 2da guerra mundial...ella ya madura y con dos hijos igualitos a ella y a Albert y Terry capitán de la RAF.

La otra es una película Italiana... remake de la Película japonesa con actores de carne y hueso de Candy...

sólo que en el caso italiano solo abarca hasta que la envían al colegio.

Parece que querían que fuera una serial pero no resultó. Y eso que en Europa Candy es muy popular...casi tanto como acá en Latinoamérica.

En Japón existe 3 ovas de Candy:

Candy Candy Haru no Yobigoe

 Candy Candy no natsuyasumi

 Candy Candy (1992) es la versión original y mejorada del dibujo de Candy...alguna vez la pasaron en la Garcilaso.

La voz de Candy, tan argentina que escuchábamos es de : Cecilia Gispert, que nació en buenos Aires...ella también es la Voz de Dibu (de mi familia es un dibujo) mientras que la voz de Terry estuvo a cargo de Andrés Turnes.

La banda sonora de Candy estuvo a cargo de Takeo Watanabe quien también hizo las bandas sonoras de Marco y Remmy... pero siempre le preguntan por Candy.

 Kioko Mitsuki se inspiro para crear a Candy en la novela Anne de Green Gables¡¡¡¿ apenas me entere me la leí de un tirón y de verdad hay muchas similitudes...léanla si se animan la película japonesa con actores reales se llama Candy Candy... y fue hecha en 1981...todos (obviamente) son jaladitos y Candy tiene cabello negro.

VOLVER AL INDICE

El conflicto de los finales: 

Ok, antes de entrar a la historia en sí trataré de aclarar un poco eso de los finales de Candy. Lo que pasó fue lo siguiente: Cuando se terminaron de publicar los nueve volúmenes del manga, Kyoko Mizuki escribe y publica en el año 1978 - a petición de los lectores- un intento de secuela en la cual esboza algunos detalles de la vida de nuestra  heroína después del final de la historieta. Desafortunadamente la historia  sólo fue publicada en japonés, sin imágenes que acompañasen al texto, causando así un conflicto entre  las autoras  y un final incierto para nosotras.


Poco hay en esta historia que realmente nos devele el destino de Candy.
Sin embargo, sabemos por estas 3 mini novelas, que nuestra amiga se queda a vivir en el Hogar de Pony al lado de la Srta. Pony la Hna. María, mientras que Albert maneja los negocios de los Andley, Archie y Annie continúan
teniendo una relación estable, Neil y Elisa siguen intrigando como siempre, y Patty se convierte en maestra de escuela. Los acontecimientos que ocurren en las novelas se resumen así:

El primer y segundo volumen hacen énfasis en el personaje de George (el hombre que estuvo a cargo del cuidado de Candy durante su viaje en barco a Inglaterra). Se devela el misterio de su origen: Se trataba de un niño francés huérfano, quién hurtó las maletas del padre de Albert durante un viaje. El Sr. Andley se lo llevó con él a Estados Unidos para criarlo como
si fuese su propio hijo. Antes de morir, el Sr. Andley le pidió a George que cuidara de Albert.

En cuanto a Candy, se mantiene comunicada con sus amigos a través de cartas, sigue viviendo en el Hogar de Pony.

Albert continúa con sus compromisos de negocios y sus obligaciones como cabeza de la familia Andley, realizando constantes viajes.

Annie y Archie están comprometidos en matrimonio, Eliza y Neil siguen haciendo de las suyas y hacen todo lo posible por romper la relación entre la pareja, pero no lo consiguen.

Terry sigue en Nueva York, actuando en Broadway y cuidando de Susanna.

El tercer volumen es el que más nos interesa: aparecen en él una serie de  cartas que nos dejan llenos de dudas y alimentan las expectativas de los fans:

Primero, Susanna le escribe una carta a Candy;
Candy le escribe una carta a Susanna y a Terry, pero no las envía;
Albert le escribe una carta a Candy;
Ella le responde a él con otra carta.


Carta #1
Después de un par de años de silencio,
Susanna le escribe a Candy.

Querida Candy:
Espero te encuentres bien. Lamento mucho la forma en la que tuviste que
dejar Nueva York. Ahora yo sé en donde está el corazón de Terry. Lo
único que me queda es esperar que algún día él se enamore de mi. Ya no
puedo caminar en lo absoluto y ahora me doy cuenta que Terry es mi vida
y alma. Yo esperaré a su lado para siempre, si eso es lo que debo hacer.

¡¡¡Lo amo tanto!!! Siempre estaré a su lado para cuidarlo.
Susanna.




Carta #2
Candy escribe una carta de respuesta a Susanna

Querida Susanna:
Yo estoy bien, pero debo confesarte que sentí odio hacia ti cuando
lograste que me fuera del hotel en Chicago. En ese entonces pensé que yo
lo amaba más que tú.....Luego cuando fui a New York y me enteré del
accidente y de que habías perdido tu pierna y tu sueños y aún más,
cuando casi te suicidas por mí y por Terry, fue entonces que supe que
en verdad lo amabas desde el fondo de tu corazón. En ese momento supe lo
que debía hacer.
Luego, cuando me enteré que Terry dejó el grupo me di cuenta de que
ustedes eran los que tenían problemas y no yo.
Tengo la única carta que me enviaste y la leo una y otra vez. En
ocasiones veo tu foto en las revistas en algún artículo y siempre se te
ve tan sonriente. Ahora sé que tomé la decisión correcta. Cuida mucho
de Terry, me alegra ver que ya es un gran actor. Ahora él ya esta en
mi pasado y yo no vuelvo la mirada atrás.
Sé que algún día nos veremos nuevamente los tres, tal vez cuando ya
seamos ancianos y nos reiremos mucho todos juntos.
Cuida mucho a Terry.
Candy.




Carta #3
No satisfecha del todo, Candy escribe una carta para Terry.

Querido Terry:
Me alegro mucho de ver que ya eres un gran actor en Broadway.
Leo en revistas acerca de tu éxito, siempre supe que llegarías muy
alto. Por favor, cuida mucho de Susanna, ella te ama tanto.
Yo estoy muy bien, tú ya estas en mi pasado y me alegro mucho de
haberlos conocido a ti y a Susanna.
Te deseo la más grande de las felicidades.
Candy.

Después de este arranque de generosidad, la voluntad
de Candy flaquea y finalmente no manda ninguna de las
dos cartas. Sin embargo, recibe otra carta en un tono
muy distinto. Esta vez quien escribe es Albert


Carta #4
De Albert para Candy.

Querida Candy:
Mis viajes van muy bien, en cuanto termine con los negocios pienso
viajar nuevamente como antes con Pupé. ¿Te gustaría viajar conmigo? Me
agradaría mucho que me acompañases, espero que te animes y aceptes.
Pronto nos veremos.
Albert




Carta #5
Respuesta de Candy para Albert.

Querido William Albert Andley:
¡Que alegría el recibir tu carta! Claro que me gustaría viajar contigo,
y si te desanimas de igual manera viajaré contigo. Ya ha pasado tanto
tiempo desde que nos conocimos en la colina de Pony. Agradezco a mis
padres por haberme abandonado, de no haber sido así yo nunca hubiera
conocido a gente tan noble, ...nunca hubiese conocido a Albert. Aún
conservo el medallón y siempre lo mantengo cerca de mí. Tantas cosas
sucedieron y tantas tristes separaciones han ocurrido, pero aún así es
lindo el estar vivo.
Hoy no podré dormir de la alegría de saber que tal vez mañana alguien
tocará la puerta y serás tú. Bueno, ya tengo que irme a dormir, la
Señorita Pony ya me regañó por estar levantada tan tarde ...Aún me trata
como si fuera una niña.
¡Hasta muy pronto!
Con mucho cariño,
Candy.



Una Reflexión sobre las Novelas de Misuki.

Conozco el revuelo que causó entre nosotros el conocer este nuevo “final” que Mizuki dio a nuestra historia en 1978. En su momento no hablé mucho al respecto y preferí guardarme mis opiniones comentándolas solamente con algunos
de los fans más allegados a mi. Pasó el tiempo y las famosas “cartas” quedaron en el olvido, al parecer, pero a mi me han seguido revoloteando en la cabeza.
A continuación les doy mi interpretación sobre la existencia de esas tres
novelas.
A mi modo de ver, las tres novelas presentan un contenido que obedece a
varios motivos. Primero que nada un motivo comercial, en segundo lugar un
motivo artístico y por último un motivo sentimental.
En un primer término es necesario que recordemos que desde el momento en que Mizuki terminó de escribir el guión del manga en marzo de 1978 la respuesta de los fanáticos fue abrumadora. Los fans japoneses – al igual que
lo harían después los fans del resto del mundo- pidieron una continuación.
Pero Mizuki, apoyada por su jefe de redacción, insistió que el final dado a CC era el mejor porque “dejaba muchas cosas a la imaginación”.
Sin embargo, la insistencia de los fanáticos fue tal que a pesar de su
firme resolución, tres meses después (en mayo de 1978) Mizuki escribe las Tres Novelas de Candy Candy. ¿Por qué este cambio de opinión? Yo creo que antes que cualquier otra cosa esta decisión se dio por motivos comerciales. Era obvio
que los fanáticos querían más de CC y por lo tanto Kodansha no deseaba dejar pasar la oportunidad para hacer más dinero. Esta vez no hubo participación directa de Igarashi, ya que no se hicieron nuevos dibujos para las novelas,
sólo se publicó el trabajo de Mizuki y para la portada se usaron imágenes que Igarashi había dibujado para los “art books”.
Yo creo que las voces de los fanáticos fueron tan fuertes que Kodansha terminó presionando a Mizuki para que escribiera esa minisecuela y la escritora cedió a dicha presión. Esa es la razón comercial que yo le atribuyo
a las cartas.
A pesar de lo anterior, yo creo observar un motivo sentimental detrás del motivo comercial.. En las primeras novelas es, a mi modo de ver, muy claro que Mizuki aprovecha para publicar cosas que “se le habían quedado en el tintero”,
cosas que tal vez no pudo presentar en el manga pero que ya tenía en mente desde antes. Así tenemos una novela dedicada al personaje de George que juega un rol poco importante en el manga y que de repente se manifiesta como la figura detrás de Albert. Yo infiero que el episodio sobre George es parte de ese perfil más profundo y definido que Mizuki quería darle a Albert como un personaje “adulto”, como ella misma afirmó una vez, pero que no fue posible publicar porque el manga estaba dirigido a adolescentes y había matices en el personaje de Albert que aquel público no entendería.
En un último lugar, y esto es tal vez lo más importante, yo veo en las novelas un motivo artístico. Es claro que Mizuki no quería hacer la secuela, ella estaba muy firme en no escribirla. Es más, aún años después de publicar
las novelas ella escribe “ Cuando tenía la oportunidad de conocer fanáticos de Candy Candy, ellos siempre me preguntaban por la continuación, y yo les respondía con mi firme opinión (es decir, "no")”.
A Mizuki en verdad la seducía mucho la ambigüedad del final que había escrito. Creo yo que estaba muy contenta con ese logro de haber despertado tanta expectación por parte de los fanáticos y de verdad creía que lo mejor era que cada quien se imaginara su propio final. Cuando ella escribe las novelas –tal vez presionada por Kodansha- ella no cede realmente. Es decir, sí escribe las novelas pero no da en ella mayores pistas que las que nos presenta
el manga en si mismo. Ella mantiene su convicción artística hasta el último momento y no nos da pie a ninguno de los dos grandes grupos de sus fanáticos para sentirnos más favorecidos que el otro grupo.
¿Qué quiero decir con esto? Bueno, es obvio que la gran mayoría de los
fanáticos están divididos, hasta el día de hoy, en dos grandes grupos. Los que les gustaría que Terry volviese a tomar un papel protagónico como pareja de Candy y los que preferirían que Albert al fin definiese sus sentimientos hacia Candy en una relación amorosa, en la cual la protagonista le correspondiese.
Estos son dos puntos de vista solamente, aunque todos los fanáticos tengamos un amor en común, el amor por Candy.
Pero ¡Oh sorpresa! En las novelas Mizuki no nos da suficientes argumentos a ninguno de los dos grupos como para decir ¡Ajá, lo sabía!
¡Entonces sí es verdad que Candy va a tener una relación amorosa con . . . .!
Yo diría que nos da las mismas respuestas que nos dio en el manga nueve, con la misma intensidad y ambigüedad que en las últimas páginas de ese maravillosamente intrigante manga.

He aquí mi interpretación de las cartas:

Por un lado Candy sostiene una muy tierna correspondencia con Albert en la
cual ella “le agradece a sus padres por haberla abandonado” hecho que le
permitió tener la dicha de conocer a “una persona tan noble” como Albert. Él,
que se encuentra ausente por negocios, le escribe para invitarla a hacer un
viaje junto con él, a lo que ella contesta que lo hará con gusto y que lo
esperará con ansias. Incluso no puede dormir de la emoción de saber que
cualquier día él llegará a buscarla. Ante este punto los Albert-fanáticos
deberían de sentirse muy contentos porque parecería evidente que por lo menos,
la relación entre Candy y Albert se mantiene igual de unida y tal vez aún más
cercana que antes. No obstante, me decepcionan dos cosas de esta carta.
Uno, que la carta de Albert es bastante lacónica y breve y no presenta
ningún indicio directo del interés romántico de Albert. Ni siquiera la firma
de manera cariñosa. Solamente le dice “hasta luego”. Aunque Candy sí lo hace
con mayor vehemencia escribiendo “Con mucho cariño”. Dos, que Candy sigue
llamando a su amigo, Albert-san, denotando cierto respeto o distancia social
en su tratamiento.
Por otra parte los Terry-fanáticos casi se cortan las venas cuando leen
las cartas que Candy le escribe a Susana y a Terry. Y no es para menos. Pero
si analizamos las cosas con cuidado podemos leer cosas interesantes. Antes de
llegar a las famosas cartas quisiera retomar una línea importantísima que dice
Candy en el manga nueve.
Cuando Candy ya ha descubierto quién es el abuelo William, pasa unos
momentos muy lindos al lado de Albert en el bosque de la mansión del Lakewood
y en la cabaña del bosque mismo. Ambos están mirando al fuego y Candy piensa
inmediatamente en Terry, a lo que Albert, como si tuviera telepatía le comenta
en ese preciso momento que se enteró de que Terry ha vuelto a Broadway. Candy
piensa entonces estas famosas líneas : “Las circunstancias nos separaron . .
.lentamente estoy empezando a olvidar” (Esta parte está basada en el manga
japonés. Honestamente la versión francesa es mucho más poética y bella que lo
que escribió Mizuki, pero creo que en todo caso el significado es el mismo).
Aquí sin duda nos da pie para pensar que Candy, por lo menos lentamente, se
está olvidando de Terry . . . ¡PERO! ¡Oh ironía! Un minuto antes de que
Albert le comentara sobre las noticias ella estaba pensando en Terry ¿Se está
Candy contradiciendo? ¿Está tratando de convencerse de algo que no es cierto?
Especulaciones, especulaciones, sólo eso. No podemos saber a ciencia cierta
porque el tema no se vuelve a tocar, hasta que llegaron las famosas cartas.
Candy le escribe a Susana una carta con un contenido que “era de
esperarse” en alguien como Candy. Ni una palabra de reclamo, todo lo
contrario, en su carta todo es amabilidad, sincera simpatía y preocupación por
el bienestar de Susana y de Terry. Ante la terrible verdad que Susana confiesa
cuando dice “yo sé dónde está el corazón de Terry”, Candy solamente contesta
que “Ahora él ya está en mi pasado y yo no vuelvo la mirada atrás.” Y para
rematar el asunto Candy le escribe una carta a Terry diciéndole “Yo estoy muy
bien, tú ya estás en mi pasado” Si en este punto Mizuki hubiera dejado las
cosas, entonces sí, podríamos decir con toda confianza: “definitivamente Terry
ya es historia, pasemos ahora al asunto llamado Albert”
Pero una vez más. Fiel a su decisión artística de dejar las cosas en un
aire ambiguo y abierto a ambas posibilidades, Mizuki añade un gesto
intrigante. Candy escribe las cartas y en último momento NO LAS ENVÍA. Como si
las cosas dichas ahí le doliesen demasiado, o como si no fueran ciertas.
Entonces los Terry-fanáticos también pueden estar contentos porque pueden
seguir contando con que al final de la historia Terry, después de los años,
no se ha casado aún con Susana y sigue enamorado de Candy y ella, por su
parte, no parece haber superado del todo la separación.
Ambos bandos pueden estar “satisfechos” y Mizuki se salió con la suya. No
nos dio a conocer información lo suficientemente conclusiva, lo dejó IGUAL, a
como estaba en el manga nueve, sólo que con conocimiento de mayores detalles y
con una afirmación, a través de las cartas, que los personajes de Terry y
Albert siguen teniendo un peso especial en el corazón de Candy. Pero no
sabemos más. No nos da pie a más.
Con el paso de los años Mizuki pareció cambiar de opinión. Digamos que en
la década de los noventa empieza a gestarse ese cambio y nace en ella la idea
de “querer escribir” la tan cacareada secuela – espero yo que más definida que
las novelas – pero entonces sobreviene el problema legal con Igarashi y este
proyecto se queda pendiente hasta el día de hoy, en que una Mizuki muy cansada
por el pesado proceso legal nos escribe diciendo que al menos por el momento
no tiene ánimos para ponerse a escribir . . . . En fin . . . Parece que
deberemos seguir conformándonos con ese final de dos caras. Ahora chicos tomen
sus margaritas y deshójenlas diciendo: “Candy quiere a Terry . . . . Candy
quiere a Albert. . . mucho . . . poquito . . . nada . .. “ ¡Caray a este
paso voy a pagarle los estudios universitarios al hijo del dueño de la
florería!

VOLVER AL INDICE

La Historia: 

La infancia de Candy

La historia de Candy se inicia en Norteamérica a finales del siglo XIX. Durante una fría noche invernal del año 1898, una bebé rubia y de ojos  verdes es abandonada a las puertas del Hogar de Pony. Junto a ella, otra bebé de cabellos oscuros es dejada a la intemperie. Ambas son recogidas por la Señorita Pony y la hermana María, maestras de un orfanato llamado "El Hogar de Pony"; las niñas reciben los nombres de Candy y Annie. En el Hogar las crían como si fuesen hermanas de sangre, viviendo felices y recibiendo de la Srta. Pony y la hermana María todo el amor y cuidados que pudiesen necesitar. 10 años transcurren y Annie es adoptada por una familia rica, teniendo que separarse de Candy. Candy se siente muy sola y las cartas que Annie le escribe constituyen su único consuelo. Pero un día, inesperadamente Annie le escribe la última carta, diciéndole que ya no podrán seguir comunicándose pues su madre adoptiva se lo ha prohibido. Aquella tarde en la colina de Pony, Candy se abandonó al llanto. De pronto, apareció ante sus ojos un muchacho rubio vestido con un kilt y tocando una gaita; el chico capturó la atención de Candy y le hizo olvidar su tristeza. Pero repentinamente, el muchacho desapareció. Candy no llegó a saber la identidad del misterioso chico, así que optó por llamarlo "El Príncipe de la Colina".Poco después Candy es adoptada por una familia aristócrata de apellido Leegan. Aunque legalmente Candy forma parte de dicha familia, su condición es de sirvienta. Los hijos del matrimonio Leegan son los hermanos Elisa y Neil, quienes le hacen pasar a Candy muchas penalidades. Al principio Candy sufre mucho, pero afortunadamente conoce a tres buenos  amigos: los hermanos Stir (personalmente a mi me gustaba mucho Stir) y Archie, y su primo Anthony (quien guarda un gran parecido con el Príncipe de la Colina). Ellos son miembros de la familia Andley -emparentada con los Leegan- y tratan de ayudar y apoyar a Candy, tanto en las buenas como en las malas situaciones. Además de ellos tres también está Albert, un misterioso vagabundo que vive en el bosque rodeado de animales; él aparece siempre que Candy lo necesita. Entre Candy y Anthony surge una atracción y poco a poco se enamoran; pero desafortunadamente deben separarse, pues Candy es enviada a México por órdenes de la familia Leegan. Stir, Archie y Anthony mueven cielo y tierra para traerla de regreso a Estados Unidos y logran que la custodia de Candy pase a manos de la familia Andley; de ese modo, Candy se convierte en prima política de ellos tres y la llevan a vivir a la casa principal de la familia Andley, donde la Tía Abuela Elroy les impone estrictas normas de conducta y disciplina, de las cuales ellos siempre buscan el modo de escabullirse.

 Anthony está cada vez más enamorado de Candy... y ella de él. Pero una tarde de otoño, durante una cacería, Anthony cae de su caballo, golpeándose fatalmente en la cabeza. Candy se sumerge en la más profunda  tristeza, de la cual no logrará recuperarse hasta mucho tiempo después. Por órdenes del abuelo William, el jefe de la familia Andley, Candy debe ir a estudiar a un colegio internado en Inglaterra junto con Stir, Archie, Elisa y Neil. A finales del invierno, Candy parte en barco hacia el viejo continente, con la esperanza de convertirse en una dama y darle un nuevo rumbo a su vida.

 

La vida en el Colegio

Corren los primeros meses del año 1913 y Candy tiene ya 14 años. Se dirige a Londres  para estudiar en el Real Colegio San Pablo. Durante una fría noche de neblina conoce en la cubierta del barco a un muchacho alto de cabellos oscuros y ojos azules...  su nombre es Terrance Grandchester, hijo de un duque inglés. Pocos días después, Candy descubre que Terry también estudia en el mismo colegio, y aunque al principio le parece un chico malcriado e insolente, con el tiempo ambos se van conociendo mejor el uno al otro. Candy comprende que Terry, a pesar de su rudeza, sus conflictos internos y su aparente frialdad, es un muchacho de buenos sentimientos que sólo busca encontrarse a sí mismo. Y Terry terminará por descubrir en Candy a un alma pura y noble, que siempre busca hacer felices a sus seres queridos, dejando muchas veces de lado su propia felicidad 

En el colegio, Candy inicia una amistad con Patty, una tímida chica de lentes; allí también se reencuentra con Annie y ambas renuevan su amistad (no sin algunas dificultades por parte de la espesa de Eliza) .  Albert también está en Londres trabajando en un zoológico y Candy va a visitarlo de vez en cuando. Pero como era de esperarse, no todo es color de rosa... los hermanos Elisa y Neil no pierden ni un minuto para ocasionarle problemas a Candy.

En el internado, Annie y Archie inician su noviazgo (después de la escena de celos mas ridícula que vi en mi vida...) , al igual que Patty y Stir. Por su parte, Candy y Terry mantienen una amistad muy peculiar y comienzan a gustarse el uno al otro, aunque ambos se esfuerzan por demostrar todo lo contrario. Durante las vacaciones de verano en Escocia, los sentimientos de Candy y Terry se hacen más evidentes. Finalmente Terry le roba a Candy un beso, pero ella en vez de interpretarlo como una declaración de amor, piensa que Terry ha querido aprovecharse de ella (aprovéchate de mi papito ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ decía yo a mis 14 años). La realidad es otra, pero Candy no lo descubrirá hasta volver al colegio San Pablo, donde el destino les tiene preparado un desenlace inesperado. Una noche, Elisa les tiende una trampa que los perjudica seriamente a ambos, pero en especial a Candy. Para salvarla de una segura expulsión, Terry decide abandonar el instituto e irse a América. Candy comprende que los sentimientos de Terry son puros, pero ya es demasiado tarde para evitar la separación. Nuevamente sola, Candy decide que no vale la pena seguir en el colegio si Terry ya no está...

A comienzos del otoño y con apenas 15 años de edad, Candy se fuga del colegio y se dirige al puerto de Southampton para tomar un barco hacia América. Pero no tiene dinero y luego de muchos esfuerzos, le toca viajar como polizonte en un barco de carga. Después del penoso viaje, llega al Hogar de Pony y se encuentra con la increíble noticia de que Terry había estado allí una media hora antes que ella... El invierno transcurre y con el paso de los meses, Candy ha tenido tiempo para reflexionar acerca de su vida y el camino que quiere seguir. Ha tomado la decisión de viajar a la ciudad para estudiar enfermería.

 

Candy se hace enfermera

Candy ha decidido estudiar enfermería y en la primavera de 1914 se dirige a una escuela especializada en la ciudad, donde la directora, la Srta. Mary Jane, la recibe  y comienza a entrenarla; al principio, Candy es muy torpe (en esa etapa se me dio por decirle TORPE a medio mundo jijii) y comete los mil y un errores, pero poco a poco va adquiriendo experiencia y los pacientes que llegan a sus manos la aprecian por su dulzura, su amabilidad y su constante buen ánimo. Poco después, Candy y otras estudiantes de enfermería son elegidas para ser trasladadas a un hospital más grande en Chicago. En el mes de mayo, Candy cumple 16 años y se reencuentra con Stir, Archie, Annie y Patty, quienes han dejado el colegio de Londres y han vuelto a América debido a los rumores de una próxima guerra en Europa. Efectivamente, la Primera Guerra Mundial estalla en el verano de 1914.

Poco después, Candy se entera de que Terry (quien se encontraba en Nueva York estudiando arte dramático) está realizando una gira por varias ciudades con la obra "El Rey Lear" de Shakespeare. Candy va al teatro a ver la obra y después de la función trata de encontrarse con Terry... pero no tiene éxito; Terry por su parte se entera de que Candy estuvo en la  función y sale corriendo a buscarla por todo Chicago... tampoco sin éxito. Logran verse por pocos segundos al día siguiente, mientras Terry parte en tren hacia otra ciudad. Desde aquel día ambos comienzan a escribirse cartas, con la esperanza de volverse a ver muy pronto. Muchas cosas suceden mientras tanto: Candy se gradúa de enfermera y se reencuentra con Albert, quien debido a un accidente que le hizo perder  la memoria, va a parar al hospital donde trabaja Candy. Ella lo cuida con la intención de ayudarle a recuperar su pasado. Meses después, Terry invita a Candy a Broadway para que lo vaya a ver actuar en la obra de teatro "Romeo y Julieta"; Candy viaja entonces a Nueva York y la pareja se reencuentra. Pero a pesar de que ambos sienten mucho amor el uno por el otro, se ven obligados a romper su noviazgo debido a que una actriz compañera de Terry (Susanna Marlowe) había quedado lisiada en medio de un accidente al tratar de salvarle la vida a Terry. (maldita, perra, metiche...la odioooooooooo)Y ahora, ella y su madre, le exigían a Terry resarcir el daño casándose con Susanna. 

 Candy regresa a Chicago con el corazón roto. Pero Albert está allí para consolarla...

 

 Después de la separación

Al llegar a Chicago, Candy se encuentra con la noticia de que Stir se ha ido a Francia para enlistarse en el ejército y luchar en la guerra. Patty sufre desconsoladamente. El sufrimiento de Candy es también muy grande y Albert hace todo lo posible para reanimarla... Candy se recupera poco a poco y trata de enfrentar su dolor de la mejor manera posible. Decide irse por un tiempo a trabajar en una pequeña clínica rural en el oeste del país. Es un lugar lleno de riesgos y peligros, pero Candy logra enfrentarlos y salir airosa.

Candy regresa a Chicago. Repentinamente, Neil Leegan, el hermano de Elisa, se encapricha por Candy hasta el punto de declarar que está "enamorado" de ella ... la persigue y acosa, incluso la hace ir a una villa bajo el  engaño de que Terry se encuentra ahí esperándola, cuando en realidad quien  la esperaba era él... entretanto, el verdadero Terry (que había abandonado al grupo de teatro y se había dedicado a vagar de ciudad en ciudad), llega a Chicago con la esperanza de ver a Candy. Un día, Albert (quien ya había recuperado la memoria pero aún no se lo había dicho a Candy) se encuentra con Terry en un bar y le hace caer en cuenta de su error y cobardía por no querer enfrentarse al dolor de la separación. Terry consigue ver a Candy desde lejos, y con sólo mirarla por un breve instante, reúne las fuerzas suficientes para retornar al grupo de teatro y continuar con su vida.

Poco después, Albert abandona repentinamente a Candy sin dar ninguna explicación. Por otra parte, Stir muere en la guerra al ser derribado su avión. Ambos sucesos entristecen mucho a Candy. Después del funeral, Candy es llevada a conocer al misterioso abuelo William, quien resulta ser el propio Albert; él había recibido el título de jefe de la familia Andley siendo aún demasiado joven para asumirlo, y por lo tanto se había visto obligado a esconder su verdadera identidad. Al final, Candy descubre además que Albert es también el mismo chico que una vez vio en la colina de Pony, vestido con atuendo escocés y tocando la gaita: El Príncipe de la Colina.

FIN

Este resumen de la historia de Candy Candy, así como la siguiente cronología, fueron realizados tomando como base la versión de la serie de TV o "anime". La historia de Candy Candy en su versión "manga" presenta, en relación a la otra versión, algunos cambios y diferencias en cuanto a los hechos y fechas.

VOLVER AL INDICE

Cronología aproximada: 

  1898 (Invierno) - Nacimiento de Candy

  1909 (Primavera) - Candy y Annie se separan / Candy es adoptada por los  Leegan.

  1912 (Mayo) - Anthony le regala a Candy la rosa "Dulce Candy". Fijan esa fecha como el nuevo cumpleaños de Candy.

  1912 (Otoño) - Muerte de Anthony :o(

  1913 (finales del invierno) - Candy conoce a Terry

  1913 (Mayo) - Festival del colegio / Candy cumple 15 años.

  1913 (Verano) - Vacaciones en Escocia.

  1913 (Otoño) - Candy se va del colegio.

  1914 (Primavera) - Candy comienza a estudiar enfermería /cumple 16 años.

  1914 (Verano) - Se inicia la Primera Guerra Mundial.

  1914 (Invierno) - Candy y Terry se separan. :o(

  1915 (Primavera) - Candy conoce al Tío abuelo William.

VOLVER AL INDICE

Episodios de TV

La serie de TV la conforman 115 episodios en total:

  # 1. Las travesuras de Candy

  # 2. Un día de picnic

  # 3. Adiós Annie

  # 4. Carta de Annie

  # 5. Adoptada por una familia rica

  # 6. Un Príncipe en la colina

  # 7. Parezco una dama

  # 8. Una invitación feliz

  # 9. Una fiesta espléndida

  # 10. Una dama en el establo

  # 11. Una pequeña cinta

  # 12. Dulce Candy

  # 13. Tres solitarios

  # 14. El Padre Árbol

  # 15. Una decisión que quita felicidad a Candy

  # 16. Viaje a un país desconocido

  # 17. En el desierto lejano

  # 18. El crucifijo de la suerte

  # 19. Después de un penoso viaje

  # 20. Soy más feliz que una Alondra

  # 21. Una paloma trae un voto de amistad

  # 22. ¡No te mueras, Anthony!

  # 23. Su primer paseo juntos

  # 24. Anthony Mío

  # 25. Sobreponiéndose al dolor

  # 26. El Padre Árbol todo lo sabe

  # 27. Un regalo de Navidad

  # 28. El dolorido corazón de Candy

  # 29. Una partida llena de esperanzas

  # 30. Amor a través del mar

  # 31. Un nuevo día en una vieja ciudad

  # 32. Otra colina de Pony

  # 33. Una alumna envejecida

  # 34. El secreto de un sobre

  # 35. Un maravilloso domingo

  # 36. Annie recupera su sonrisa

  # 37. Un encuentro inesperado

  # 38. El secreto de Terry

  # 39. El tesoro que enfureció a la rectora

  # 40. Se puede entrar y salir libremente

  # 41. Un Hada en el festival del colegio

  # 42. Un picnic a medianoche

  # 43. Colegio de verano

  # 44. Lazos de sangre

  # 45. Fiesta Blanca para dos

  # 46. Fin de un verano vibrante

  # 47. La trampa de Elisa

  # 48. Entre frías y espesas paredes

  # 49. La decisión de Terry

  # 50. Partida en la bruma matinal

  # 51. El largo camino al puerto

  # 52. De huésped en un establo

  # 53. Amanecer en Monte Rodmi

  # 54. Southampton en la niebla

  # 55. Viajando como polizonte

  # 56. Más allá de la tormenta

  # 57. El puerto a través de una ventana  

  # 58. La vuelta al Hogar bajo la nieve

  # 59. Maestra de juegos por un día

  # 60. Amigo, ve con el viento

  # 61. Momento de decisiones

  # 62. Tren hacia una nueva vida

  # 63. Candy conoce a una abuela en la ciudad

  # 64. Un ángel blanco muy torpe

  # 65. Tratamiento con una sonrisa

  # 66. Un abuelo imaginario

  # 67. Miena ¿dónde estás?

  # 68. Cayeron pétalos en primavera

  # 69. Recuerdos de una rosa blanca

  # 70. Una novia muy joven

  # 71 . Un marinero en la colina

  # 72. Una chica en el cuarto especial

  # 73. Un rumor sobre Terry

  # 74. Hacia un gran hospital de ciudad

  # 75. La residencia del abuelo

  # 76. La pequeña casa del recuerdo

  # 77. Una enfermera muy consciente

  # 78. La melodía de Terry

  # 79. Detrás de las candilejas

  # 80. Un encuentro muy breve

  # 81. Terry sin su rostro

  # 82. Crecen flores en un tierno corazón

  # 83. Un fantasma que juega a las cartas

  # 84. El olor de la guerra en el uniforme

  # 85. Una familia hecha de odio y amor

  # 86. Un hombre que perdió su pasado

  # 87. Exámenes para dos

  # 88. Vuelo al infinito

  # 89. El desaparecido señor Albert

  # 90. Un pequeño castillo

  # 91. Dos amantes corazones

  # 92. Un tratamiento por shock

  # 93. Un cupido con arrugas

  # 94. Dos para un viaje

  # 95. Rivales

  # 96. Invitación con pasaje de ida

  # 97. El Reencuentro

  # 98. Una noche de estreno

  # 99. Separación en un día de nieve

  # 100. La plataforma de las lágrimas

  # 101. Un atisbo de memoria

  # 102. La cruz en la colina de Pony

  # 103. Un viaje largo y difícil

  # 104. Una clínica no necesita un ángel

  # 105. El gentil refugiado

  # 106. Otro asesino

  # 107. Una gran ayuda

  # 108. Festejos en el valle

  # 109. El verdadero rostro de la guerra

  # 110. Un amor embarazoso

  # 111. Recobrar el pasado

  # 112. El engaño de Neil

  # 113. Personas vienen y personas se van

  # 114. El día que Candy ve al Bisabuelo

  # 115.Las rosas están en flor en Pony Hill

VOLVER AL INDICE

 Candy es un anime que no sólo me hizo reír y llorar, también me enseñó que esas letritas abajo a la derecha significaban "continuará"   :)